Contenidos

Sitios relacionados


Diagnóstico clínico de la adenopatía

Pruebas y tests para diagnosticar adenopatías en niños y adultos, síntomas y medicamentos para linfadenopatía.

Para diagnosticar correctamente la causa de la adenopatía es necesario desarrollar diversas revisiones:

1) Palpación de los ganglios

La adenopatía se palpa a nivel de los ganglios linfáticos superficiales, según esta lista: carótido-yugulares, submandibulares, post-cervicales, supraclaviculares, axilares, epitrocleares, inguinales y retrocrurales. Aunque el diagnóstico es sencillo, determinar su naturaleza patológica es más difícil.


Las características que pueden indicar una causa patológica son:

* Tamaño mayor a 1 cm
* A menudo aislados
* Unilateralidad
* Firmeza o dureza, y más raramente la fijación en un plano profundo sugiere malignidad
* Sensibilidad o inflamación orientada a una causa infecciosa

Las adenopatías inguinales bilaterales son comunes y frecuentes entre los niños y adolescentes, así como las axilares bilaterales en las mujeres premenopáusicas.

Algunas adenopatías en lugares más profundos del cuello uterino pueden detectarse mediante ecografía. Si no es posible detectar la adenopatía mediante las técnicas mencionadas, se puede intentar mediante una biopsia. En caso de duda, se indica una vigilancia escalable.

El descubrimiento de una adenopatía entraña la palpación sistemática de todos los ganglios linfáticos, la búsqueda de hepatoesplenomegalia y un examen ORL (de amígdalas). Se finaliza con un esquema donde se anotan todos los resultados expresados en centímetros.

Desde el principio, se debe especificar el carácter aislado o agrupad, el tamaño, la evolución, y la sintomatología asociada:

* Existencia de una entrada infecciosa en la zona de drenaje
* Síntomas generales como fiebre, prurito, sudoración, pérdida de peso

2) Diagnóstico clínico diferencial

* Los nódulos subcutáneos y los lipomas de diverso origen son suaves y de asiento variable
* Hipertrofia de las glándulas salivales
* Quiste tirogloso
* Aneurisma de carótida latente
* Prominencia ósea como una costilla cervical
* Hidradenitis axilar
* Hernia inguinal impulsiva a la tos
* Absceso frío

La tabla que se observa a continuación muestra el número de pacientes con un diagnóstico de adenopatía en un año:

  hombres mujeres todos
fracción de la población de EEUU   1 de 20400 ~ 0.0049% 1 de 5000 ~ 0.02% 1 de 7300 ~ 0.014%
número de pacientes de EEUU   8780   49600   58400  
edad promedio del paciente   8.8 años   43 años   38 años  
tamaño de la muestra de diagnóstico   10 visitas 15 visitas 25 visitas


ELEMENTOS DE ORIENTACIÓN PARACLÍNICOS (PRUEBAS)


1) Biología

* La fórmula leucocitaria (CMB) puede mostrar una linfocitosis, hiperlinfocitosis, mononucleosis, linfoblastosis, o polinucleosis.
* Búsqueda de un síndrome inflamatorio
* La citopunción (PAAF) es un método de orientación diagnóstica simple y rápido

2) Imágenes

Permiten la detección de adenopatías profundas, mediastínicas, abdominales, o pélvicas, inaccesibles a un examen clínico. Se realiza, como primer paso, una radiografía de tórax, una ecografía abdominal, o un escáner torácico-abdomino-pélvico.

3) Biopsia ganglionar

Se realiza según la etiología y el grado de evolución. Permiten un estudio inmunohistoquímico y bacteriológico.

RAZONES PARA LA VISITA AL MÉDICO


Los principales síntomas que conducen a las personas a consultar al médico cuando padecen de adenopatía son, por orden de frecuencia: dolor de garganta, glándulas linfáticas hinchadas, tos, dolor de oídos, tumor o bulto en el cuello, síntomas de resfriado, cuello hinchado, dolor de cabeza, dolor de cuello, dolor o malestar general, dolor abdominal, calambres o espasmos, dolor facial, lumbalgia, incomodidad, síntomas en el brazo, vómitos, dolor de espalda, dolor pélvico, acumulación de líquido debajo de la piel, fiebre, dolor en el pecho, decoloración o pigmentación anormal de la piel, hipoacusia, dolor o sensibilidad en la mama, hinchazón de la piel, congestión nasal, movimiento del cuello limitado o rigidez, dolor en el brazo, sensación de malestar general, tos con sangre, dolor en la piel, bulto o tumor en el brazo, mandíbula hinchada, bulto en la oreja, herpes labial en los labios, desasosiego, y verruga o úlcera vulvar.

MEDICAMENTOS PRESCRITOS


Los medicamentos más recetados por el médico para tratar la adenopatía, son, en orden de frecuencia: agentes anti-inflamatorios no esteroideos, aminopenicilinas, antihistamínicos, cefalosporinas de primera generación, inhibidores de la bomba de protones antidepresivos, cefalosporinas de tercera generación, modificadores de leucotrienos, medicamentos para tiroides, sulfonamidas, e inhibidores de la agregación plaquetaria.