Contenidos

Versión en portugués


Sitios relacionados


Linfangitis

Qué es linfangitis, causas, síntomas y signos, tipos, tratamiento.

La linfangitis es una inflamación de los canales linfáticos que se produce como resultado de una infección en un sitio distal al canal. La causa más común de linfangitis en el ser humano es la bacteria Streptococcus pyogenes (estreptococo del grupo A). La linfangitis se conoce también como "envenenamiento de la sangre".

Los signos y síntomas de linfangitis incluyen un fuerte enrojecimiento de la piel, calor, linfadenitis y un borde elevado alrededor del área afectada. La persona también puede tener escalofríos y fiebre alta acompañada de dolor moderado e inflamación.


Una persona con linfangitis debe ser hospitalizada y vigilada de cerca por profesionales de la medicina.

La linfangitis es la inflamación de los vasos y canales linfáticos. Es característica de ciertas enfermedades inflamatorias de la piel causadas por infecciones bacterianas. Unas delgadas líneas rojas pueden observarse a lo largo del trayecto de los vasos linfáticos en el área afectada, acompañadas de inflamación dolorosa de los ganglios linfáticos cercanos.

Las principales causas de linfangitis son infección (estreptococos, estafilococos) o compresión de los vasos linfáticos (por tumor benigno o maligno, invasión carcinomatosa). Es el resultado de la inflamación, más o menos dolorosa, del vaso linfático involucrado, con enrojecimiento local y edema. Con mayor frecuencia se encuentra un ganglio linfático hinchado y sensible. El tratamiento depende de la causa de esta linfangitis.

El término "envenenamiento de la sangre" con el que a veces se conoce a la linfangitis puede conducir a una confusión con la sepsis, que es una enfermedad sistémica potencialmente mortal. Es raro que una linfangitis produzca una verdadera septicemia, pero puede suceder si la infección se disemina al torrente sanguíneo.

El síntoma más notable es la aparición de líneas rojas dolorosas debajo de la piel y los canales linfáticos. En consecuencia, también se encontrarán agrandados los ganglios linfáticos. Esta extensa inflamación provoca síntomas de malestar general y fiebre.

La linfangitis bacteriana se trata generalmente con antibióticos para combatir la infección. El tratamiento adicional consiste en la inmovilización del miembro afectado, sobres desinfectantes, refrigeración y, posiblemente, eliminación quirúrgica de la fuente infecciosa.

TIPOS DE LINFANGITIS


Hay dos tipos de linfangitis: aguda (que puede ser reticular, troncular y profunda) y crónica.

Linfangitis reticular


Se produce un edema en forma de celosía o retícula (de ahí el nombre), lleno de células blancas de la sangre. Debido al aumento de las bacterias a lo largo de los vasos linfáticos, se observa una especie de cuerda roja, dolorosa y endurecida. Produce hipertermia (calor) solo en la zona afectada. No se encuentran signos generales (fiebre, vómitos, etc) en este tipo de lesiones.

Diagnóstico diferencial: flebitis químicamente inducida y flebitis.

Linfangitis troncular o troncal


Es una linfangitis reticular asociada a signos generales: fiebre (en torno a 40 °C) con deterioro del estado general. Hay muchas complicaciones que pueden surgir en este tipo de linfangitis: bursitis, linfedema, abscesos.

Linfangitis profunda


Entre las diversas formas, esta es la más rara. Además de fiebre, se observa que el dolor se agudiza con la palpación.

Linfangitis crónica


Se debe a agentes externos como parásitos o virus. La pared linfática tiende a hincharse, ocupando toda la luz del vaso, que queda atascado. Los síntomas varían dependiendo del virus o parásito que provocó la linfangitis. Entre los muchos tipos que existen se encuentran los provocados por el gusano del corazón, la tuberculosis y la sífilis.

TRATAMIENTO


Linfangitis aguda


El tratamiento consiste en descanso, inmovilizar el miembro afectado, y medicamentos como anti-inflamatorios y anti-edema, además de heparina que es usada para prevenir posibles complicaciones. A menudo no se necesita cirugía excepto para ciertas complicaciones.

Linfangitis crónica


En este tipo de linfangitis hay que centrarse en el virus que la causa, con una terapia de rehabilitación. También en este caso el tratamiento quirúrgico está dirigido a manifestaciones secundarias.