Contenidos

Sitios relacionados


Adenopatía cervical

Qué es la linfadenopatía cervical (del cuello), causas y origen de las adenopatías cervicales en adultos y niños.

La adenopatía cervical es una inflamación de los ganglios linfáticos cervicales que se encuentran alrededor de la cabeza y el cuello. La hinchazón puede ser el resultado de una inflamación o infección en los nódulos y puede ser auto-limitante o necesitar de tratamiento. Un médico puede evaluar a un paciente para determinar la causa de la hinchazón, y establecer un plan de tratamiento según las razones del trastorno y el nivel general de salud del paciente


En algunos casos, la adenopatía cervical es un signo de una enfermedad subyacente grave.

La linfadenopatía cervical es un signo o un síntoma, no un diagnóstico. Las causas son variadas, y pueden ser inflamatorias, degenerativas o neoplásicas. En los adultos, los ganglios linfáticos sanos no suelen ser palpables (que se pueden sentir); sin embargo, si se agrandan más de 1 cm de tamaño se convertirán en palpables. En los niños hasta la edad de 12 años, los ganglios cervicales de hasta 1 cm de tamaño pueden ser palpables y esto no tiene por qué significar ninguna enfermedad. En los niños, la adenopatía cervical más palpable es reactiva o infecciosa. En las personas mayores de 50, la más palpable es la ampliación metastásica de cánceres (carcinoma de células escamosas) del tracto respiratorio digestivo.

CLASIFICACIÓN


La adenopatía cervical puede entenderse como local, donde sólo los ganglios linfáticos cervicales se ven afectados, o general donde se ven afectados todos los ganglios linfáticos del cuerpo. Hay diversos tipos de adenopatía cervical según la zona donde se presenta y otras características: izquierda o derecha, anterior o posterior, lateral (unilateral o bilateral), dolorosa o indolora, en niños o adultos, etc.

CAUSAS


Los ganglios linfáticos actúan como puntos de recogida para la linfa, un fluido que circula por todo el cuerpo para apoyar el sistema inmunológico. Tienden a atrapar los restos, cuerpos extraños, células muertas y otros materiales de desecho. Cuando las personas están enfermas, los ganglios linfáticos se agrandan de manera natural, porque el sistema inmunológico está trabajando más y pueden estar produciendo más material. Con el tiempo, los nódulos pueden eliminar este material y volver a su tamaño normal.

Los pacientes pueden desarrollar adenopatía cervical en asociación con una variedad de trastornos como resfriados y gripes, así como infecciones graves. A veces la adenopatía cervical se convierte en crónica, como en el caso de la hinchazón asociada con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). En estos pacientes, los nódulos pueden no ser capaces de expresar el material que contienen de forma independiente, o no pueden eliminarlo con la suficiente rapidez para permitir que la hinchazón baje, por lo que los materiales más infecciosos y desechos entran en los ganglios linfáticos.

Infección


Las principales infecciones que causan adenopatía cervical son: pericoronaritis, linfadenitis estafilocócica, linfadenitis por micobacterias, rubéola, fiebre por arañazo de gato, mononucleosis infecciosa, faringitis estreptocócica, infección respiratoria viral, toxoplasmosis, tuberculosis, brucelosis, herpes simple, infección primaria (gingivoestomatitis herpética primaria), sífilis (secundaria), citomegalovirus, virus de inmunodeficiencia humana, histoplasmosis y varicela.

Malignidad


Los ganglios linfáticos pueden aumentar de tamaño debido a una enfermedad maligna. Esta linfadenopatía cervical puede ser reactiva o metastásica. Alternativamente, los ganglios linfáticos agrandados pueden representar un tumor maligno primario del propio sistema linfático, como el linfoma (tanto Hodgkin como no Hodgkin) y la la leucemia linfocítica.

Los ganglios linfáticos metastásicos se agrandan porque las células tumorales se han desprendido del tumor primario y comenzado a crecer en el ganglio linfático ("sembrado"). Dado que el cáncer en general es más frecuente en las personas mayores, este tipo de linfadenopatía es más común en las personas de edad. Los ganglios linfáticos metastásicos tienden a sentirse duros y pueden estar fijados a los tejidos subyacentes y ser o no sensibles. Por lo general, los ganglios linfáticos que drenan directamente el área del cáncer se ven afectados por la propagación, por lo que se detecta el cáncer en los ganglios linfáticos cervicales antes que el cáncer metastásico principal. En tales casos, este descubrimiento conduce a una búsqueda de la neoplasia primaria, en primer lugar en la zona cercana a la endoscopia, biopsias "a ciegas", y la amigdalectomía en el lado de la linfadenopatía. Si no se encuentra el tumor, se examina el resto del cuerpo en busca de cáncer de pulmón o de otros posibles. Si todavía no se detecta tumor primario, se utiliza el término "primario oculto".

En el linfoma, generalmente hay múltiples ganglios linfáticos agrandados que se sienten elásticos a la palpación.

Otros cánceres que pueden producir este tipo de adenopatía son el rabdomiosarcoma y el neuroblastoma

Otras causas


También pueden producir adenopatía cervical otras causas como: traumatismo quirúrgico (por ejemplo, después de una biopsia en la boca), enfermedad de Kawasaki, enfermedad de Kikuchi-Fujimoto, enfermedad de Rosai-Dorfman, enfermedad de Castleman, reacción a medicamentos, sarcoidosis, lupus eritematoso, neutropenia cíclica y granulomatosis orofacial.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO



Cuando un paciente presenta hinchazón alrededor de la cabeza y el cuello, el médico puede palpar el área para verificar si hay adenopatías cervicales, así como agrandamiento de otras estructuras. Esto puede ser una parte importante del diagnóstico y el tratamiento, ya que esta inflamación en realidad podría no estar relacionada con los ganglios linfáticos. Si el médico está preocupado por tumores malignos, una biopsia puede ser necesaria para tomar una muestra de las células de la zona inflamada. Un patólogo puede examinar la muestra bajo un microscopio para determinar qué tipo de células están implicadas y verificar si hay signos de malignidad.

El tratamiento para la adenopatía cervical por lo general implica el tratamiento de la enfermedad subyacente, y permite que los nódulos se recuperen por sí solos. Si el paciente tiene células cancerosas en los ganglios linfáticos, puede ser necesaria una cirugía para extirparlos. El médico puede tomar los nódulos vecinos, incluso si no parecen estar involucrados, sólo para asegurarse de que los nódulos no albergan células cancerosas que pudieran comenzar a desarrollar tumores cancerígenos. Después de la cirugía, el paciente podría necesitar quimioterapia y radiación para limitar las posibilidades de recurrencia.