Contenidos

Sitios relacionados


Causas de la adenopatia

Qué produce las adenopatías (linfadenopatías): origen, motivo y razón.

El lugar donde están inflamados los ganglios linfáticos puede ayudar a identificar la causa subyacente. La causa más común de hinchazón de los ganglios linfáticos es una infección, sobre todo las infecciones virales (como la de un resfriado común). Otras posibles causas de nódulos linfáticos hinchados pueden ser:

Infecciones

- Infecciones comunes: de garganta (estreptococos) y oído, sarampión, dientes infectados (abscesos), mononucleosis, heridas en la piel infectadas.



- Infecciones raras: infección por VIH, tuberculosis ganglionar, tularemia, brucelosis, sífilis secundaria, algunas rickettsiosis (con tibola), enfermedad por arañazo de gato.

Cáncer

1) Neoplasias hematológicas.
a) Linfoma de Hodgkin.
b) Linfoma no Hodgkin.
c) Leucemia linfocítica crónica ganglionar.
d) Leucemias tumorales agudas.
e) Leucemia mieloide crónica.

2) Metástasis ganglionares de los cánceres sólidos.
En el caso de que la investigación sobre el cáncer original sea negativa, es inútil continuar porque los ganglios linfáticos indican un tumor metastásico. La quimioterapia será orientada según el tipo histológico (escamoso, glandular o indiferenciado). Cuando se trata de tejido tiroideo y se encuentra que las exploraciones de la glándula son negativas, la tiroidectomía total está siempre indicada puesto que la adenopatía en esta zona está relacionada con el cáncer de tiroides.

Otras causas:

a) Sarcoidosis.
b) Enfermedades autoinmunes: artritis reumatoide y lupus eritematoso sistémico, para los que existen otros síntomas que sugieren su existencia.
c) Adenopatías debidas a la hidantoína.
d) Medicación: medicamentos anti-convulsivos como la fenitoína (Dilantin) y algunos medicamentos preventivos para la malaria.

Complicaciones


Si la infección es la causa de la inflamación de los ganglios linfáticos hinchados y no se le da un tratamiento, pueden surgir las siguientes complicaciones:

- Formación de abscesos. Un absceso es una acumulación de pus causada por una infección. La pus contiene agua, glóbulos blancos, tejido muerto y bacterias u otros organismos. Un absceso puede requerir drenaje y tratamiento antibiótico.

- Infección del torrente sanguíneo (bacteriemia). Una infección bacteriana en cualquier parte del cuerpo puede progresar a una sepsis, que es una infección generalizada del torrente sanguíneo. La sepsis puede provocar fallo orgánico y muerte si no se trata a tiempo. El tratamiento implica hospitalización y antibióticos intravenosos.